Formación de las gemas

Formación de las gemas

Formación de las gemas

La formación de las gemas se produce por diferentes procesos geológicos y, según su nacimiento las gemas pueden ser de origen Ígneo, Metamórfico o Sedimentario.

La gran mayoría de gemas se forman en lo que denominamos corteza terrestre, su grosor varía de 7 a 75 km, y las gemas se suelen formar entre los 4 y los 40 km de profundidad.  Sólo dos variedades de gemas se forman en el manto (formado mayormente por el magma, que es roca fundida con una capa superior sólida) de la tierra, el diamante y el peridoto.

Ígneo, viene del latín Ignis, que significa fuego, lo que nos da una pista de cómo se crean estas gemas.  Las gemas Ígneas son aquellas que se forman por la actividad volcánica, dependiendo de la presión y del tiempo que tarda el magma en subir y enfriarse, esto va a determinar el tamaño de los cristales y la naturaleza de los mismos.  Es decir, si sube rápido se convierte en lava, y se forman vidrios naturales como la obsidiana, mientras que si sube despacio y se enfría lentamente se cristaliza y forma minerales, éste proceso es complejo, y a su vez influyen, afectan e intervienen otros fenómenos que van a determinar las diferencias entre los cristales.

La estrella de las gemas ígneas son los diamantes, que se forman en unas condiciones de presión y calor altísimas, localizándose a gran profundidad, con lo que de momento solo se puede llegar a ellos, cuando han realizado su viaje hacia la superficie por unos tubos conocidos como kimberlitas y lamproitas.

Gemas que se originan a partir de rocas ígneas (incluidas las variaciones de rocas ígneas como las pegmatíticas y las hidrotermales) serían los del grupo de los crisoberilos, los cuarzos, los berilos, los granates, las espinelas, tanzanitas, turmalinas, topacios, zircones, etc

Una vez que las rocas llegan a la superficie, los efectos de la erosión, el clima, la litificación (endurecimiento de las capas que se van superponiendo), el agua, etc, va a alterar la naturaleza de estas rocas, formando las rocas sedimentarias.  Las piedras preciosas asociadas a rocas de origen sedimentario son turquesa, malaquita, rodocrosita, ópalo, ágata, jaspe, etc.

Por tanto, hemos visto que las rocas ígneas, pueden transformarse en sedimentarias, y el siguiente paso son las metamórficas, que a su vez pueden transformarse en ígneas y sedimentarias.  Es un ciclo geológico constante y que requiere su tiempo.  Las rocas metamórficas se forman por alteraciones de temperatura y presión, como el corindón (rubí y zafiro), que nace por la colisión de India y Asia que formaron la cordillera del Himalaya hace 65 millones de años. También están las serpentinas, granates, andalucita, jade, etc

Si esto ya nos parece un lío, están los diferentes factores que determinan que por ejemplo un berilo, sea esmeralda, aguamarina, morganita, heliodoro, bixbita o goshenita. Berilo es el nombre genérico para el grupo, y esmeralda, aguamarina, etc son sus diferentes variedades con sus propias características. Al igual que corindón es el nombre genérico que engloba, rubí y zafiro.   Simplificando este punto diremos, que la diferencia entre ellos es la presencia de un elemento químico que va a dar el color, en el caso de la esmeralda el color lo da el cromo, aunque también el vanadio, además dependiendo de qué elemento es el que aporta el color y las inclusiones en la gema se puede determinar el origen de la misma.  Las inclusiones son elementos independientes a la gema, dentro de ellas, que nos van a ayudar a su identificación.  Siendo este punto de vital importancia ya que podremos separar gemas naturales de sintésis e imitación.

Por tanto, según su proceso de formación las gemas tendrán un origen ígneo, sedimentario y metamórfico, este proceso es el que va a dar forma a la gema, la cristalización, de ahí que cuando las vemos en bruto podamos apreciar cristales con formas geométricas muy bien formadas, como el rombododecaedro del granate o el octaedro del diamante, el prisma en un cuarzo, en otros casos son agregados policristalinos como las calcedonias, etc. Sólo la cristalización requiere un tema aparte y no es este el caso, y lo trataré en otro post, pero me parecía importante introducir el término en la formación de las gemas.  Durante el proceso de formación del cristal intervienen elementos químicos que nos van a aportar color a las gemas y características diferenciales entre las de la misma familia, además la transparencia y opacidad del mismo se debe a las inclusiones que quedan dentro del cristal al formarse.  Estas inclusiones son tan importantes que en muchos casos en lugar de ser una molestia embellecen a la gema como es el caso del cuarzo con rutilo, turmalina etc, estas inclusiones son las causantes del efecto estrella de muchas gemas como en el rubí, zafiro, cuarzo etc, de hecho son tan increíbles que compartiré otro post con gemas con efectos ópticos.

Es por ello que cuando tenemos una gema sea del tipo que sea pensaremos en el increíble y maravilloso proceso de formación hasta que llega a nosotros, una vez en nuestro poder podemos disfrutar de ellas tal cuál se formaron o bien podemos tallarlas, en este proceso se intenta sacar, si es posible, aún más su belleza, para poder hacer con ellas las joyas y esculturas que tanto disfrutamos.

Por tanto y muy resumidamente así se originan las gemas, poco a poco iremos profundizando en los diferentes apartados que influyen en su formación, pero si tienes alguna pregunta o aportación que hacer encantada de recibirla.

Espero que hayas disfrutado con la lectura de este post, si es así nos encanta que compartas.

Visita la tienda para ver todas las joyas o para pedir un diseño personalizado

 

Tienda Joyas Tabata Morgana

Tienda Joyas Tabata Morgana

Sin Comentarios

Deja un comentario